Andrés Hermida resalta la dureza del oficio de la pesca en la antigüedad y su evolución hasta lograr los avances y la seguridad del presente pesquero

El secretario general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Andrés Hermida, ha subrayado hoy la dureza del oficio de la pesca y su evolución a través de los siglos, hasta modelar el presente pesquero con sus avances en tecnología y seguridad.

Hermida, que ha inaugurado hoy la exposición Del Pincho y del Bou”, sobre historias de la pesca fresca en el puerto de A Coruña, que se muestra en la sede del Departamento, ha repasado la historia pesquera focalizada en determinadas localidades de la costa gallega, y ha recordado como hasta el siglo XIX la producción pesquera estaba  limitada al área costera. En esos tiempos, ha explicado, la técnica empleada era la del sedal y la red tradicional manejada desde veleros, que fueron sustituidos sistemáticamente en el siglo XIX por arrastreros, práctica que permite una implantación de la actividad pesquera en casi todo el litoral español.

El secretario general ha subrayado el realismo de las fotografías que se pueden ver en la exposición, que permiten visualizar el sacrificio de aquellos hombres del mar, y el esfuerzo y tesón de una colectividad, en muchas ocasiones apartada de la sociedad, que hacía posible que las excelencias de las costas llegaran a ciudades tan lejanas entonces como la capital de España.

También ha llamado la atención sobre la descripción minuciosa en el transporte de los productos de la pesca mediante el uso del ferrocarril, de los llamados en la época los Caminos de hierro del Norte de España, dónde se reflejan los trazados y recorridos, sus tarifas y precios por kilómetros de vía utilizada para el transporte. Una época, ha indicado, en la que también se convivía con el transporte de los productos de la pesca mediante el acarreo por animales de carga, cuando los arrieros leoneses y sus largas recuas de mulos y asnos utilizaban las veredas de las montañas, donde reponían de hielo al pescado, para llegar al interior peninsular.

Y junto al transporte, la minuciosidad de las instrucciones en las pesquerías que, tal como se puede observar entre el material expuesto, señalaban las especies a las que debía dirigirse la actividad, los meses en los que podían utilizarse determinados artes de pesca, a través de la Ordenanza de Pesca para La Coruña. Un trabajo que Hermida ha calificado como auténtica obra de arte en la regulación de los recursos pesqueros.

El secretario general ha concluido su intervención agradeciendo la labor del Comisario de la Exposición, Xavier Brisset, por su dedicación en la recopilación de un material de incalculable valor didáctico sobre la historia pesquera en el llamado Mar de los Ártabros, un joya natural que comprende desde la ría de la Coruña, hasta la de Ferrol, pasando por Betanzos y Ares, cuyo devenir, ha puntualizado Hermida, no es muy diferente al vivido en otras zonas pesqueras del extenso litoral español.