Jose Miguel Corvinos: España comparte el objetivo de trabajar conjuntamente para alcanzar la explotación sostenible de los recursos pesqueros del Mediterráneo

El director general de Recursos Pesqueros y Acuicultura del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Jose Miguel Corvinos, ha asegurado hoy que España comparte plenamente el objetivo de trabajar conjuntamente para alcanzar la explotación sostenible de los recursos pesqueros del Mediterráneo, en la perspectiva de asegurar la viabilidad del sector, el crecimiento y el empleo.

Así lo ha afirmado en su intervención en el Debate sobre la “Situación de los  Stocks en el Mediterráneo” que ha tenido lugar hoy en el marco del Encuentro Hispano-Marroquí de Profesionales de la Pesca, que se celebra en Tánger (Marruecos).

Frente a la delicada situación que atraviesan los stocks pesqueros en el Mediterráneo, que recomienda la adopción de medidas paliativas, Corvinos ha explicado que en España se han impulsado reuniones técnicas y de divulgación y coordinación que, teniendo en cuenta la información científica disponible, han servido como punto de encuentro para el estudio de medidas alternativas que ayuden a la recuperación de las pesquerías.

MEDIDAS ALTERNATIVAS

Así, ha explicado, tras intensos y productivos debates con el sector, las Comunidades Autónomas, los científicos y las ONGs, se han planteado diversas medidas, como la creación de una mesa de trabajo “ad hoc” para el Mediterráneo, compuesta por representantes del sector pesquero profesional y recreativo, los organismos científicos de investigación, las distintas Administraciones, y ONGs interesadas. En este grupo, ya constituido, se han planteado numerosas propuestas encaminadas a cierres de espacio temporales como herramienta de gestión sin causar quebrantos socioeconómicos.

En los debates con el sector pesquero, científico, las Administraciones y las Organizaciones No Gubernamentales, ha señalado el director general, se han planteado medidas como la regulación de esfuerzo  de la pesca deportiva. También se han analizado  medidas técnicas de gestión a aplicar a la pesca profesional como el establecimiento de nuevas zonas de protección pesquera, la reducción de actividad para la flota de arrastre de fondo, la revisión de especies autorizadas y el establecimiento de topes máximos para la flota de cerco, o  la limitación del esfuerzo para la flota de palangre de superficie.

Y junto a estas medidas, ha indicado Corvinos, otras de mercado  como el fomento del consumo responsable o el etiquetado voluntario.  Unas propuestas, ha añadido el director general, que multiplicarían su efectividad si se pudieran aplicar en ambas riberas del Mediterráneo.

Para conseguir una mayor efectividad en las medidas que se decida adoptar, Corvinos ha abogado por la cooperación bilateral como la que se desarrolla a través de organismos multilaterales, en concreto la Comisión General de Pesca del Mediterráneo.

También ha subrayado la importancia de compartir la información científica en ambas riberas del Mediterráneo y reforzar la colaboración ya existente entre los institutos científicos en el ámbito pesquero.

Por otra lado, ha recordado que España apoya y financia el proyecto COPEMED II: “Apoyo Técnico y Creación de Redes de Cooperación que Faciliten la Coordinación en Apoyo de la Ordenación Pesquera en el Mediterráneo Occidental y Central” de la FAO, cuyo objetivo es la sostenibilidad de los recursos pesqueros de las sub-regiones del Mediterráneo Occidental y Central y de sus ecosistemas, teniendo en cuenta los aspectos ambientales, biológicos, económicos, sociales e institucionales.

Corvinos ha finalizado su intervención apostando por el trabajo coordinado entre las riberas Sur y Norte del Mediterráneo, con un enfoque necesariamente global, que tenga en debida consideración el impacto socioeconómico de las medidas que se adopten, así como la necesidad de reforzar el control contra la pesca ilegal y de mejorar la cooperación científica, con la vital implicación de todos los países ribereños.