La Ciudad estudiará abrir otro plazo de ayudas para afectados del seísmo

Medio Ambiente y Fomento gestionarán juntos las partidas del Gobierno central para paliar los daños del terremoto. Ambas consejerías unirán sus presupuestos.

La Ciudad Autónoma estudiará si vuelve a abrir el plazo para solicitar ayudas por daños causados por el seísmo de 6.3 grados en la escala de Richter del pasado 25 de enero. Así lo aseguró ayer el vicepresidente del Ejecutivo local y portavoz del Gobierno accidental, Manuel Ángel Quevedo que, sin embargo, matizó que se trata de una medida aun por analizar, dado que hay que esperar a que el Estado ceda las competencias para gestionar las compensaciones por el terremoto.
“Ahora mismo, las ayudas son competencia de la Delegación del Gobierno”, respondió Quevedo al ser preguntado por los periodistas sobre las cifras arrojadas por la representación del Ejecutivo nacional, que dilucidaron que sólo 3 de cada tres melillenses que solicitó la ayuda entregó posteriomente la petición.
En otro orden de cosas, hay que recordar que el presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, señaló el pasado jueves que el Gobierno local podría empezar a gestionar las ayudas estatales la semana que viene.

Fomento y Medio Ambiente
Por otra parte, la rueda de prensa que ofreció ayer el vicepresidente del Ejecutivo local y consejero de Medio Ambiente estuvo destinada a exponer las decisiones tomadas en Consejo de Gobierno. La principal conclusión a la que se llegó fue que el área que dirige Quevedo y la de Fomento gestionarán juntas las ayudas que se emitan desde Madrid.
El objetivo de esta medida es eliminar trabas a la hora de llevar a cabo actuaciones en edificios, ya sean de titularidad pública o privada. “Hay que sumar esfuerzos de personal y presupuesto”, argumentó el representante, que añadió que esta decisión pretende también “eliminar la rigidez” a la hora de actuar.
Reconstrucción, gastos de emergencia, reparación de locales y daños en dependencias municipales son algunas de las tareas que harán las consejerías.

Fomento y Medio Ambiente amplían sus competencias

Para intentar llevar a cabo una actuación más completa y sin trabas, las consejerías de Medio Ambiente y Fomento amplían sus competencias para paliar los desperfectos ocasionados por el seísmo del pasado 25 de enero, que tuvo una intensidad de 6.3 grados en la escala de Richter. Mediante esta decisión, tomada en Consejo de Gobierno, estas áreas podrán desarrollar actuaciones indistintamente.
En rueda de prensa, el vicepresidente primero de la Ciudad Autónoma y consejero de Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, informó ayer mismo de que este acuerdo tiene como objetivo “quitar rigidez” a la gestión del Gobierno melillense relacionada con el seísmo y “sumar esfuerzos técnicos y presupuestarios” de las dos consejerías ante tal volumen de trabajo.
De hecho, ambas consejerías esperan que la semana que viene el Gobierno central ceda las competencias al Ejecutivo melillense para poner en marcha el plan de actuación.
En este sentido, Quevedo indicó que está a la espera de recibir una llamada del jefe de gabinete del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para seguir “clarificando” la forma en que se desarrollará el protocolo de actuación que firmaron la semana pasada dicho ministerio y la Ciudad Autónoma a causa del seísmo del 25 de enero.