El Plan de Aguas solo contempla la reducción de la presión de madrugada

El consejero de Medio Ambiente ha comparecido en rueda de prensa para explicar el Plan de Aguas que se acomete durante el verano para garantizar el abastecimiento a todos los hogares. Manuel Ángel Quevedo asegura que estamos ante una situación de “absoluta normalidad” y que tan solo se reduce la presión durante la madrugada.

Durante el Ramadán, sin embargo, ha aumentado el consumo nocturno y sí se ha bajado ligeramente la presión en el último tramo de la tarde. Pero la explicación en el descenso de dicha presión está en el aumento del consumo, con una media de 800 metros cúbicos más al día en comparación con los últimos años.

Ahora mismo el consumo medio diario es de 38.900 metros cúbicos, cuando la producción máxima razonable es de 36.500. Esto se compensa utilizando parte de las reservas del pantano de Las Adelfas, donde en estos momentos hay almacenados 100.000 metros cúbicos.

La primera medida que ha tomado la Ciudad Autónoma es reducir al mínimo los baldeos y el riego de zonas verdes. Pero también hay que actuar en la red de abastecimiento. Por eso durante Ramadán se reduce la presión de 00.30 a 5.30 horas y el resto del verano se hará entre las 00.00 y las 7.00 horas.

La solución definitiva llegará con el cuarto módulo de la desaladora, que estará disponible en 3-4 años. Por eso ahora la Administración solicita al ciudadano que reduzca su consumo. Si se logra un ahorro del 5 al 10 por ciento por habitante, no se apreciarán problemas de abastecimiento.

Tenemos más consumo del que podemos producir”

La primera medida que ha tomado la Ciudad Autónoma es reducir al mínimo los baldeos y el riego de zonas verdes. Pero también hay que actuar en la red de abastecimiento. Por eso durante Ramadán se reduce la presión de 00.30 a 5.30 horas y el resto del verano se hará entre las 00.00 y las 7.00 horas.

La solución definitiva llegará con el cuarto módulo de la desaladora, que estará disponible en 3-4 años. Por eso ahora la Administración solicita al ciudadano que reduzca su consumo. Si se logra un ahorro del 5 al 10 por ciento por habitante, no se apreciarán problemas de abastecimiento.

Fuente: http://www.melillamedia.es/